Un Marx resumido, por M. H. P. G. Inack

Historia

Compartimos con los pacientes lectores un resumen, muy resumido, de las ideas de Marx, por parte de M.H.P.G. Inack, publicado en el número del 10 de diciembre de 1911 de Vida Socialista. Creemos que es sumamente sugerente aportar textos del pasado porque nos permiten reflexionar.

 

“I. Cada periodo histórico de la vida social de los hombres tiene condiciones económicas y leyes de existencia que le son propias. El conjunto de esas condiciones económicas constituye en cada periodo la base material de la sociedad y del Estado en los dominios del Derecho, de la Religión, de la Ciencia y del Arte.

II. La sociedad se encuentra en este momento en el período capitalista. Se asienta sobre la separación de los productores de los instrumentos del trabajo, es decir, sobre la apropiación por los propietarios de los instrumentos del trabajo en una parte no pagada del trabajo de los productores.

III. Esta apropiación, que permite al trabajo muerto (el capital) explotar al trabajo vivo (el trabajador), no es posible económicamente sino porque la clase capitalista borra y elimina la diferencia entre la fuerza de trabajo puesta á su disposición y el trabajo suministrado. La renta del capital es de este modo obtenida mediante una retención de lo que corresponde al obrero; el salario subordina el obrero al capital.

IV. Lo mismo que en el terreno religioso, el hombre es, en general, dominado por un producto de su propio cerebro, así en el período social presente no es el hombre quien domina el proceso de la producción, sino este proceso quien domina al hombre.

V. Este período tiene como consecuencia que la acumulación del capital marcha paralelamente con la extensión del proletariado. Este resultado es el hecho del ejército de reserva industrial que, sin cesar, arroja á la calle la fuerza de trabajo disponible.

VI. Las relaciones entre el capital y el trabajo están expresadas en la actual sociedad con una sola frase: la lucha de clases. Una clase se levanta frente á otra clase, una potencia debe oponerse á otra potencia. En vista de esta lucha, los obreros deben organizarse sólidamente, asociarse, federarse, respetar la disciplina, sacrificar su voluntad á la voluntad común, obedecer á la autoridad y á los compromisos contraídos. Marchando en filas cerradas deben comenzar en todas partes—y es este su primer objetivo—por apoderarse del Estado, la fortaleza de los capitalistas, sus adversarios.

VII. Cuando la desgarradura que cada día separa más á la clase capitalista de la clase obrera haya alcanzado su punto extremo, habrá sonado la última hora del actual período social.

VIII. Entonces se verá que la clase capitalista ha preparado por sí misma su desaparición. La sociedad capitalista incuba en su seno los gérmenes de la nueva sociedad que ha de ocupar su plaza; la antigua organización engendra, inevitablemente, la nueva..

IX. Para esta transformación no son necesarias ni revoluciones preparadas en secreto, ni asaltos combinados de antemano, ni conspiraciones; la transformación no depende de la caprichosa voluntad de los individuos. El empuje irresistible de la Historia, la fatalidad, conduce inevitablemente al final; bien que la violencia y la fuerza puedan ser las parteras que faciliten el nacimiento de la nueva sociedad.

X. Los que hasta aquí han expropiado, serán expropiados á su vez. XI. Entre la sociedad capitalista actual y la nueva sociedad se intercalará un período de transición revolucionario, al cual corresponderá un periodo de transición política, que podrá presentarse bajo la forma de dictadura del proletariado. XII. La desaparición de la organización capitalista será completa cuando los medios de producción pertenezcan á la colectividad. La nueva sociedad tendrá entonces como cuidado material la producción colectiva, basada en la propiedad colectiva, de todo lo que es necesario á esta producción.”

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido