Una interpretación socialista del taylorismo

Historia

Rafael Urbano realizó en noviembre de 1913 una interpretación crítica en relación con el taylorismo, que queremos reflejar en esta pieza. El título de su columna era bien significativo, “La explotación del espíritu”.

 

Taylor había notado que no se trabajaba de forma racional, que se hacían demasiados movimientos innecesarios, por lo que los redujo a lo más preciso y eficaz, obteniendo unos resultados extraordinarios. Su método pretendería vencer la materia con la mayor habilidad. Pero el famoso ingeniero había hecho más. Al pretender mayor rendimiento con el menor agotamiento muscular se había convertido, en palabras de Urbano, en un “ingeniero del diablo” porque, siendo cierto que había obtenido mayor rendimiento de trabajo, y mejor calidad del mismo con menor fatiga muscular, habría exigido más atención al obrero. Y aunque se pagara mejor a un obrero “con conciencia”, es decir, en el sistema taylorista, no se le pagaba bien porque estaba al servicio de otro, porque la “picardía” del método estaba en hacer del obrero un ingeniero para el trabajo, pero un peón para el salario. La concentración en el trabajo según el taylorismo exigiría, según la interpretación de Urbano, un gasto mayor de inteligencia, de atención que no se pagaría bien.

Hemos trabajado con el número del 27 de noviembre de 1913 de El Socialista.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido